martes, 5 de mayo de 2009

Convivencias cristianas para adolescentes

Autores: Antonio Botana
Editores: Valladolid : Centro Vocacional La Salle, 1983
Año de publicación:
Edición: 1ª, 1ª Reimpresión
País: España


Extracto:

Se presentaron a Jesús un grupo de jóvenes, entre quince y dieciséis años, todos ellos de muy buenas familias. Jesús iba de camino, y los jóvenes asistían a unas convivencias cristianas.

Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿qué tenemos que hacer para ser unas personas dignas y ganar el cielo?».

Jesús les respondió: «Ya sabéis los mandamientos...».

«¡Claro que sí, Maestro! Los cumplimos desde que éramos niños... El 6.° y el 9.° nos resultan algo más difíciles, pero ya sabes lo que son hoy las ocasiones...; de todas maneras, nos confesamos a su debido tiempo».

Jesús, entonces, mirándoles a todos con cariño, uno a uno, y viendo el afán que tenían de agradarle, les dijo: «Una cosa os falta: me habéis encontrado a mí, y yo os llamo para que me sigáis. Pero haceos a la idea de que yo voy de camino, y que estáis demasiado cargados de cosas como para poder seguirme. Sin embargo, os daré algunas sugerencias para que podáis empezar el camino».

Y fue acercándose a cada uno personalmente.

A unos cuantos les dijo: «Entra en un grupo cristiano y en él encontrarás fuerzas para seguirme». Y le respondían así: «No puedo: me coincide con la informática, el inglés, las lecciones de guitarra, los entrenamientos... Tengo que estudiar. Ya estuve en uno, y fue una chorrada...».

A alguno que gastaba bastante dinero le invitó: «Da la mitad del dinero que gastas a la semana a quien lo necesita más que tú». Y la respuesta: «Tengo que alternar con los amigos. Ellos también me invitan, y no puedo quedar como un pobretón. Al fin y al cabo, ¡es mi dinero!».
A otro «muy marchoso», que estaba todo el día con los auriculares puestos, le dijo: «Acostúmbrate al silencio. Así podrás oír la voz de quien te necesite». Pero él le respondió: «Tengo horror al silencio. Además, hay que vivir con ritmo. Me chiflan los "40 principales"».

También hubo algunos a los que dijo: «Tú tienes madera de profeta, porque yo te la he dado: déjalo todo, incluso el matrimonio, y conságrate totalmente a trabajar por mi Reino». Y así fue la respuesta: «Señor, me han dicho que para ser un buen cristiano no hace falta ser cura o fraile. Además, ¿te has dado cuenta que muchos de ellos viven mejor que nadie? Por otra parte, cuesta tanto dejar la familia, mi independencia, poder divertirme a gusto...».

Había alguno muy estudioso que no tenía tiempo tampoco para dedicarlo ni a los amigos, y a éste le dijo: «Conténtate, si es preciso, con menos nota: dedica una buena parte de tu tiempo para las personas y no sólo a los amigos, sino a compañeros y otras personas a quien puedas ayudar en algo, aunque no sea más que acompañarlas». «Pero, Señor -respondió-, sería humillante para mí sacar menos nota que la que puedo. ¿Y mi futuro? He de prepararme bien... No puedo defraudar a mis padres».

Y así fue haciendo sugerencias que iban, todas ellas, más allá de los diez mandamientos, y que tenían que ver con la propia disponibilidad, o con el perdón, o con el trabajar por la paz, o con el compartir las cosas personales..., o con todas ellas a la vez.

Y uno por uno, la mayoría se sentían contrariados al oír lo que Jesús les pedía, pues en realidad estaban muy llenos de sí mismos, y no querían cambiar. Así que terminaron la Convivencia y se fueron a casa igual que habían venido, pensando para sus adentros que ya hacían bastante...

Entonces Jesús, mirando a su alrededor, dijo a los que le seguían:

«QUE DIFICIL LES VA A SER A LOS RICOS ENTRAR EN EL REINO DE DIOS»


Los enlaces que aqui se encuentran son solo como muestra, sin fines de lucro , si descargas algún archivo tienes que borrarlo a las 24 horas, si te gusto el disco pregunta por el en tu libreria cátolica. Apoya a tu artista cátolico asistiendo a sus conciertos , promocionandolos o visitando su web. si tienen dudas de como descargar favor de preguntar

http://rapidshare.com/files/229545337/botana__antonio_-_convivencias_cristianas_para_adolescentes.doc